ICONOCLASIA

 

Iconoclasia

 

Entradas breves | Caminos del lógos. Filosofía contemporánea
 

 

El pensamiento puede socavar lo racional, cuando considera que su uso ha invadido espacios que no le corresponden y que ha llegado a tener efectos contraproducentes para la vida. O puede socavar lo simbólico, al tomarlo por irracional y considerar que arrastra a la sociedad por vías reaccionarias o simplemente delirantes. Ambas posturas, en un momento dado, pueden tener su momento de legitimidad. Pero no se puede socavar a la vez lo racional y lo simbólico, como ha pretendido hacer el pensamiento posmodernista. Puesto que, por un lado, en su pretensión de constituir la más afilada crítica de todo, el cuestionamiento más radical (e incluso irreverente), ¿desde dónde piensa? ¿Desde dónde está planteada esa crítica, qué instancia la justifica, salvo, quizá, la pose estética del que disfruta destruyendo porque sí? Y por otro lado, ¿qué deja en pie, sobre qué se supone que se va a reedificar un nuevo orden (o contexto, o escenario, o como se prefiera)? La mayor parte de lo que se lee y se escucha, en este sentido, no es más que iconoclasia irresponsable. La aspiración de pasar por intelectual cuando no se es más que un pirómano cultural que, en realidad, no tiene nada valioso que decir, y por eso sólo puede jugar a la de(con)strucción. Una adolescencia intelectual, inconsciente de las consecuencias de lo que hace, que conviene superar cuanto antes.


D. D. Puche
14/05/2021

 

Ir a Últimas entradas | Ir a Entradas breves

 


1 comentario:

Joaquín R. dijo...

Puro pensamiento tóxico, enlatado en las universidades de Francia y EEUU en tiempos de la contracultura, que tiene que ir siendo superado de una vez.