jueves, 12 de julio de 2012

ECONOMÍA

No se puede negar que la crisis, no obstante el abismo al que nos empuja, tiene aspectos epistemológicos y filosóficos interesantes, como la explicitación de la falsedad absoluta del sistema –para quien no fuera ya consciente de ella– que se revela en el hecho de que su “ciencia rectora” carece de toda cientificidad. La Economía, en efecto, demuestra no tener carácter predictivo alguno, y ello pese al aparato matemático que emplea; únicamente puede justificar a posteriori lo que ha pasado (la inefectividad de las medidas tomadas), y ello con total discrepancia entre los analistas. Ello la refuta de inmediato como supuesta “ciencia”. Es totalmente incapaz de hacer predicciones que se cumplan, cuanto menos (atendiendo a su carácter de “ciencia social” y por tanto “estadística”, es decir, que juega con probabilidades) dentro de unos márgenes aceptables. Realmente, el carácter predictivo de la Economía sólo se cumple en condiciones “normales”, “estables”, esto es, controladas políticamente; sólo posee carácter predictivo cuando todo va bien, pero deja de tenerlo en cuanto las cosas fallan. No es, por tanto, una ciencia. Una ciencia que sólo “funciona” en unas condiciones creadas políticamente y que es incapaz de anticipar lo que ocurrirá fuera de éstas (y estamos, precisamente, ante un absoluto vacío político, con líderes políticos preguntando a economistas qué deben hacer), una ciencia totalmente dependiente de la que demuestra ser la única intervención capaz de encarrillar de nuevo las cosas –la decisión política–, es en realidad pura ideología: la ideología que pretende hacer pasar por “racional” un determinado estado de cosas (unas determinadas relaciones de poder) que es sólo coyuntural. Tiene la misma cientificidad que las predicciones del astrólogo que anuncia que el rey va a ejecutar a alguien, cosa que efectivamente el rey hace, porque el astrólogo ha dicho que era su destino. Una Economía que se identifica absolutamente con un determinado modo de producción (el capitalista), cuyo final no es capaz de imaginar siquiera porque sólo puede producir efectos en condiciones de "normalidad" que son siempre creadas por un poder político (mediante su legislación y su consecuente aseguramiento policial y militar), demuestra ser lo que siempre fue: un conjunto de técnicas, una artesanía, para optimizar el beneficio en dichas condiciones, más allá de las cuales no puede ver, porque toda exterioridad al sistema económico-político (que, por supuesto, considera absolutamente “natural”) no existe para ella.

ENTRADAS ANTERIORES

Alegoría Alegoría (II) Anotaciones estético-morales Antihumanismo (II) Apología de la metafísica (I) Apología de la metafísica (II) Apología de la metafísica (III) Apuntes sobre el ser (1 de 3) Apuntes sobre el ser (2 de 3) Apuntes sobre el ser (3 de 3) Apuntes sobre el ser (Addenda a 1) Breve diálogo político Caminos del Lógos (Libro) Caminos del lógos (Revista) Cataluña y (el resto de) España Censura Cinco reflexiones breves Cinismo (I) Cinismo (II) Cinismo (III) Cinismo (IV) Colabora con nosotros Con caniculosidad y alevosía Conocimiento y felicidad Construcciones culturales Cristianismo sin Dios (libro) Cristo y el superhombre Cultura y posmodernidad De Quijotes y Sanchos Democracia Desencanto Desubjetivación Dilema Ditirambos (I) Ditirambos (II) Dos aspectos inseparables Echa un vistazo a 'Cristianismo sin Dios' Economía El acontecimiento El énstasis la nada la muerte El fin de las facultades de Filosofía El lugar cultural y la función de la filosofía El nihilismo como "objeto" de la filosofía El nuevo realismo El pensamiento de mercadillo El perdón Esbozo ontológico Escucha el podcast de Caminos del lógos Estado y ciudadanía Esteticismo Estoicismo Familia Felicidad Feminismo Filosofía académica (I) Filosofía académica (II) Filosofía académica (III) Filosofía académica y mundana (I) Filosofía académica y mundana (II) Generalizar Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades Indignación Industria cultural Inteligencia Interludio La cortesía del filósofo La enseñanza concertada La era postilustrada La filosofía es la autoconciencia de Occidente La historia y el espíritu La identidad europea La izquierda identitaria La nada La navaja de Ockham La revolución tecnológica y el destino del ser humano La sociedad histérica La vulgata posmodernista Las humanidades en un mundo inhumano Las sagas para adolescentes Lenguaje y pensamiento Libertad Literatura y pensamiento (I) Literatura y pensamiento (II) Lo ahistórico Los big data y la libertad Los conversos Los tibios Madrid Materia y libertad Melancolía Metafísica Mito y lógos Mitologías contemporáneas Mitosofía Muerte Multitud Nadie lee a nadie Naturaleza humana Necesidades simbólicas Neurosis internáutica No respeto tu opinión No respeto tu opinión (Addenda) Nostalgia de la naturaleza Notas sobre Marx (I) Notas sobre Marx (II) Notas sobre Marx (III) Notas sobre Marx (IV) Notas sobre Marx (V) Nuestros libros a un clic Nuevos modos de vida Observaciones sobre la filosofía Ontología Ontologías dinámicas Optimismo y tragedia Orfeo en el inframundo Para nuestros lectores Pensamiento y crisis Pensar lo sagrado Periodismo Polémica Por qué el mundo sí existe Posmodernidad estandarizada Prospectiva histórica Psicópatas (I) Psicópatas (II) Puntos de partida Puntos de partida (anotaciones) Qué extremos se tocan Quiénes somos Quince preceptos panteístas Rajoy y el problema de los universales Re-nacimiento Realidad trágica Reflexión metafísica (I) Reflexión metafísica (II) Reflexión metafísica (III) Reflexión metafísica (IV) Reflexión metafísica (V) Reflexión metafísica (VI) Reseña Sabiduría (II) Tecnocracia demagogia e Ilustración Tesis económico-tecnológicas Tiempo muerte arte Timeo Danaos... Transversalidad Un cristianismo panteísta? Un pronóstico nada halagüeño Uno de esos días... Victimismo e ironía Vida líquida y nihilismo Weltgeschichte Y para qué el ser? Yihad Yo