Mostrando entradas con la etiqueta Indignación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Indignación. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de octubre de 2013

INDIGNACIÓN

"Indignación" es un término que denota el hablar aún desde el sistema de reglas que ya ha sido destruido y al que se quiere volver. Expresa la nostalgia de un estado de cosas que se consideraba normal y que ha desaparecido. Debería dejar paso cuanto antes a otro término, "ira". La que permitió en su momento alcanzar ese estado de normalidad, que nunca fue tal, sino un equilibrio de fuerza entre el poder económico y la población. Ese olvido nos ha puesto donde estamos; su nombre es "democracia liberal". Creer que la democracia es un estado "normal" es el mayor error que se puede cometer. Es un conflicto en equilibrio. Es el sistema en el que el poder tiene miedo del pueblo. Sin miedo no hay democracia; el miedo de los de arriba (al contrario que el totalitarismo, que consiste en el miedo de los de abajo). "Dejarse hacer" en nombre de una legalidad cuyas bases materiales han sido completamente modificadas, e insistir constantemente en la vigencia de aquélla, vale tanto como el mugido de la vaca que está siendo llevada al matadero. Y eso es lo que somos. Hay quien todavía espera de los entramados que forman partidos políticos, banca, grupos empresariales y medios de comunicación que nos "saquen de la crisis". La misma crisis que ellos han puesto en marcha y están gestionando minuciosamente. Vae victis...